Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

91 542 2800  Contactar arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

Creadora de miemana , una firma de bolsos donde da cabida a personas con necesidades especiales.

CristinaEntrevistamos a Cristina Llanos Sánchez, una E-3 de la promoción de 2010, que decidió abandonar su puesto en una entidad financiera en Londres para “emprender” su sueño, una firma de bolsos. Un proyecto social de moda que tiene como objetivo empoderar a las personas con necesidades especiales implicándolas en los procesos de fabricación de sus productos.

 

¿Qué te llevó a estudiar E-3?

Decidí estudiar E3 porque en aquellos tiempos de juventud, sin tener una vocación muy clara, pensé que en esta carrera obtendría una formación muy completa que me permitiría explorar diferentes horizontes. Mi idea inicial era estudiar ADE, porque pensaba que el derecho no me iba a gustar pero, curiosamente, disfruté más al estudiar esta carrera. El derecho me enseñó a pensar.

¿Por qué elegiste Comillas-ICADE?

Sabía que la formación de ICADE era exigente y eso me atraía. Me gustaba mucho la idea de que mis compañeros fuesen mejor que yo, interpreté que tendría que dar lo mejor de mí misma y para mí eso era un reto.

¿Qué te trae mejores recuerdos de tu paso por la universidad?

Tengo muchos, fueron unos años muy bonitos y creo que me costaría hacer una selección de momentos. Pero recuerdo con especial cariño mis intercambios en el extranjero, lo mucho que nos ayudábamos entre amigos, especialmente en la época de exámenes, y por supuesto muchos momentos de amistad. En el ámbito académico recuerdo con especial admiración las clases de Derecho Mercantil, me fascinaban. Alguna vez me salté alguna (¡eran a las 8 de la mañana!) y a día de hoy siento arrepentimiento.

¿Qué valoras de haber estudiado en la universidad?

La calidad tanto humana como profesional de mis compañeros. Siempre sentí que estaba rodeada de gente muy capaz y para mí esto siempre fue muy estimulante. También valoro el apoyo de aquellos profesores que iban más allá de darnos una formación teórica y se implicaban en nuestro desarrollo profesional y personal.

¿Conservas amistades de aquella época?

¡Claro que sí!, sin duda, algunos de mis mejores amigos. Todos hemos hecho caminos muy diferentes y esto ha hecho que nos complementemos mejor aún. Vivimos juntos momentos muy intensos, y otros también muy divertidos, que difícilmente podré olvidar. Y también conservo más que amigos, en segundo de carrera empecé a salir con un compañero de clase y a día de hoy es… mi marido.

¿Crees que es importante seguir manteniendo el vínculo con la universidad aunque hayas terminado tus estudios hace años?

 Por supuesto que sí, y lo sigo cultivando. Mantengo una relación muy estrecha con algún profesor. Hace poco tiempo también participé en un congreso organizado por la universidad. Y algún día me encantaría poder dar alguna clase y compartir alguno de mis aprendizajes con los alumnos. Seguir con el ciclo, crecer, aprender, enseñar. Creo que sería de mis mayores satisfacciones.

¿Cómo surgió la idea de crear miemana? Cuéntanos cómo pensaste en hacer de tu proyecto un negocio social.

miemana comenzó como un proyecto social, que después derivó en moda. Siempre viví cercana al mundo de la discapacidad, y por ello quería hacer un proyecto que acercara la discapacidad a la sociedad. En miemana tratamos de mostrar una visión humana, e incluso emocionante, del hecho de ser diferente. Ese es el trasfondo de miemana, presente en todos los productos que hacemos.

¿En qué te ha ayudado la formación que recibiste en Comillas para poner en marcha tu proyecto?

La formación de Comillas me ha ayudado durante toda mi carrera profesional, pero en el caso concreto de mi proyecto, me ha ayudado a no tener miedo a enfrentarme a la dificultad. Por otro lado, hay algunos conocimientos a los que nunca había recurrido y que a día de hoy me sirven. Por ejemplo, he tenido que dar algún repaso a los apuntes de Derecho Laboral… y por supuesto, he recurrido a diferentes compañeros especialistas en otras áreas cuando lo necesitaba.

¿En qué consiste tu trabajo? ¿Cómo es tu día a día?

Mi día a día incluye de todo… Desde coordinar con un proveedor para elegir fornituras, hasta preparar una presentación para un inversor. Desde hacer cambios en la web, hasta gestionar pedidos con tiendas. Somos pocos y nos toca hacer de todo; eso me gusta mucho, pero a veces las tareas administrativas se vuelven muy tediosas.

¿Tienes algún otro proyecto en mente?

Tengo en mente la evolución natural de miemana, y también tengo alguna otra idea que me encantaría desarrollar. Se vuelve un poco adictivo el querer hacer cosas nuevas constantemente, pero no puedo olvidar que lo difícil no son las ideas sino su ejecución. Así que de momento miemana es mi único objetivo.

¿Qué consejo le darías a otro #YoSoyComillasAlumni que quiera poner en marcha un nuevo proyecto?

Nunca es buen momento para intentarlo, pero siempre se necesita un poco de valentía para enfrentarse a la incertidumbre. Al principio, la incertidumbre es incómoda, y requiere mucha fortaleza interior, pero estos obstáculos se acaban convirtiendo el algo muy formativo. Mi consejo es ser valiente y andar el camino. Independientemente del resultado, siempre te llevará a un buen destino. Y por supuesto, encantada de compartir mis experiencias con cualquier alumno o alumna de la casa a quien le pueda servir de ayuda.

Muchas gracias, Cristina, por tu profesionalidad y entusiasmo, por tu colaboración con la universidad y con Comillas Alumni. Es un placer tenerte entre nuestros #YoSoyComillasAlumni.