Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

+34 91 542 2800 Contact arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

 El profesor de derecho constitucional y antiguo alumno Ignacio Astarloa tomó posesión como Académico Electo en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

El 23 de noviembre se celebró el acto de ingreso del Académico Electo, Prof. Ignacio Astarloa, en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, que pronunció el discurso de Ingreso en la Academia titulado: "La vocación de nuestro tiempo por la legislación y los retos para el legislador".

En su magnífico discurso lamentó el actual deterioro del valor y el prestigio de la Ley y propuso un ambicioso programa para la reconstrucción de su teoría en la democracia contemporánea, urgido por la nuclear idea de garantizar la libertad.

En su intervención, hizo un recorrido de los problemas que tienen hoy las leyes y el conjunto del ordenamiento, acentuados por las medidas urgentes adoptadas durante la pandemia. Así, calificó de “desastre si paliativos” la producción normativa de nuestro país y que lo sucede en la actualidad “está multiplicando las alarmas”.

En este punto, hizo alusión a tres “desdichas particularmente graves”. La primera, la aceptación de que normas y decisiones de los ejecutivos estatal y autonómicos de rango ínfimo “estén restringiendo derechos fundamentales”. La segunda, el “insufrible abuso gubernamental de los decretos-leyes” y lo que ello conlleva; y, en tercer lugar, el hecho de que, en su opinión “se está comprometiendo hasta el extremo la calidad de las normas, afectadas por urgencias inevitables, y por rectificaciones constantes”.

Como pregunta final obligada planteó "si este propósito de vindicar la ley a partir del sosiego, la reflexión, el orden y el compromiso del legislador con la corrección y la calidad de la legislación es hacedero en esta época de urgencias y en el marco de una democracia partitocrática". Y a pesar de los escepticismos señaló "no es desistimiento lo que procede concluir", sino "al contrario, el empeño de modificar la forma de legislar no sólo es, a mi juicio, hacedera y posible, sino que resulta irrenunciable".

En nombre de la Corporación contestó al recipiendario el Académico de Número, Excmo. Sr. D. Tomás Ramón Fernández Rodríguez, que alabando los méritos del nuevo académico señaló "con más o menos fe la tarea a la que Ignacio Astarloa nos convoca en su discurso merece la pena y no debemos desoír su llamada".