Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

91 542 2800  Contactar arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

JMCancer-IPradaDos ingenieros industriales del ICAI que han unido fuerzas en una empresa innovadora en España

Entrevistamos a José Mª Cancer Abóitiz e Isaac Prada y Nogueira, dos ingenieros industriales del ICAI. Aunque quince años separan sus promociones, se han unido para crear y ser socios en KeelWit, una empresa especial e innovadora en España. Empresa que tiene, entre otros premios, los de Emprendedores del año 2011 (Asociación Ingenieros ICAI), Joven Iniciativa Empresarial 2011 (AJE Madrid), Finalistas CleanTech Open Spain 2012 y PYME Innovadora 2015 (MINECO)

¿Qué te llevó a estudiar Ingeniería Industrial?

JM: Mi pasión por el automóvil. Ya desde pequeño solo quería trabajar con coches y me pareció que ser ingeniero industrial era una opción interesante para poder entrar tanto desde la rama industrial como la comercial o de posventa.

I: Creo que encajo bastante en el perfil de ingeniero pues me gusta analizar las cosas, medir y tener datos, buscar soluciones ingeniosas a problemas de índole técnica… Esto no quiere decir que no me gusten o se me den mal las áreas de tipo humanístico, pero sin duda devocionalmente soy más ingeniero que economista.

¿Por qué elegiste Comillas-ICAI?

JM: Provenía del colegio de los jesuitas de Madrid y me parecía que continuar en ICAI era un paso lógico y una continuidad en mi trayectoria a la salida del colegio. Por otro lado estuve preguntando a colegas de mi padre (que es también ingeniero industrial pero de la Politécnica) y todos alabaron el perfil tan completo que tenían los ingenieros del ICAI y su relevancia en el mundo empresarial español y encima había bastantes en el sector del automóvil…

I: Yo también venía de El Recuerdo aunque allí solo cursé el año de COU. Me gustó mucho el sistema educativo jesuítico y no dudé que el ICAI iba a ser un entorno en el que poder desarrollarme profesional y humanamente más que en cualquier otro ambiente universitario.

¿Qué te trae mejores recuerdos de tu paso por la universidad?

I: Me gustaron mucho los laboratorios, donde se podía “cacharrear” y poner en práctica lo que habías visto en clase. De hecho trabajé un tiempo como ayudante de laboratorio en cursos superiores.

JM: Los cursos de 5º y 6º, ya en la especialidad mecánica, cuando estuve al mismo tiempo estudiando y trabajando en diferentes empresas, tanto con becas como en el proyecto de fin de carrera. Mis compañeros me ayudaron con apuntes de clases a las que llegaba tarde por venir de la oficina, los profesores valoraron mi esfuerzo… Fueron dos años de mucho esfuerzo y dormir poco, pero también lo pasé muy bien. Hay antiguos profesores, como Luis García Pascual, que aún se acuerdan de mi promoción con cariño por ser “unos trastos”…

¿Qué valoras de haber estudiado en la universidad?

JM: El orgullo de poder decir siempre que soy un ingeniero del ICAI y que con eso no necesite explicar mucho más. En todos los ambientes profesionales en los que he estado, se ha valorado y respetado mucho mi formación. Eso no es más que fruto del camino que nos han abierto los ingenieros que terminaron antes que nosotros, quienes con su trabajo y valía nos han labrado una reputación a la que no podemos fallar.

I: La amplitud de miras. La formación integral que hemos recibido, que me ha permitido desenvolverme con soltura en muy diferentes industrias (la Fórmula 1, el sector aeronáutico o el sector aeroespacial) y que me ha permitido embarcarme en la aventura de fundar KeelWit Technology a pesar de mi corta edad.

¿Conservas amistades de aquella época?

JM: Juego al pádel, salgo a cenar, nos vamos de fin de semana juntos y nos llamamos con frecuencia y seguimos en contacto no menos de 30 personas de mi promoción. Son, sin ninguna duda, el núcleo duro de mis amistades, hasta el punto de que uno de ellos es padrino de mi hijo, algo que no confiaría a cualquiera.

I: Mi movilidad internacional al acabar la carrera me separó en cierta medida de mis amigos de los estudios. Gran parte de ellos son ahora los que están residiendo y trabajando en el extranjero. Esto no ha favorecido que nos veamos a menudo, pero sí que nos seguimos escribiendo y a veces nos vemos cuando pasan por Madrid. Tampoco me queda mucho tiempo con la enorme actividad que tenemos siempre en KeelWit.

¿En qué consiste tu trabajo? ¿Cómo es tu día a día? ¿Aplicas en tu trabajo lo aprendido en la universidad?

JM: Como le digo siempre a mi hijo, “el mundo es de los leones”. Me paso el día leyendo tendencias en lo tecnológico, los nuevos productos y servicios de nuestros clientes, proveedores y competidores, para intuir posibles nuevos frentes de negocio que podamos ofrecer y áreas en las que innovar. A partir de ahí, elaboro las estrategias comerciales que discuto con Isaac y llevo la relación con clientes, la negociación de contratos, etc. También dedico un tiempo diario al seguimiento de nuestros indicadores de gestión y sobre todo a la caja y bancos.

I: No sabría dar un patrón fijo. El gran reto de liderar una empresa de ingeniería avanzada de pequeño tamaño es que no hay dos días iguales. Tan pronto estoy revisando los resultados de un análisis de mecánica de fluidos de un túnel de viento vertical, como escribiendo un informe para una industria que les explica cómo ahorrar energía térmica o manteniendo una videoconferencia con alguno de nuestros ingenieros destacado en un proyecto fuera de Madrid.

¿Crees que es importante seguir manteniendo el vínculo con la universidad aunque hayas terminado tus estudios hace años? ¿Por qué?

I: Quien más contacto ha seguido manteniendo con la universidad he sido yo, especialmente como profesor de diferentes asignaturas a lo largo de muchos años. Me parece enriquecedor enfrentarme cada año al reto de estimular la mente de las jóvenes promesas que pasan por nuestras aulas. Además ha sido una cantera importante de jóvenes talentos para nuestra plantilla.

¿Has vuelto por la universidad? ¿Qué encuentras cuando regresas? ¿Cómo ha cambiado la universidad? ¿Cómo se ve desde fuera?

JM: Quien más cambios ha notado cada vez que pasa por allí soy yo, puesto que salí hace ya 25 años. Lo que veo que ha cambiado a mucho mejor es “el envoltorio”. El nivel de la formación (el contenido) sigue intacto, pero sí que echo de menos un mayor sentimiento de pertenencia a un colectivo tan importante como el de los ingenieros de ICAI. Con tanto alumno que realiza varios años en el extranjero, se pierde el vínculo casi familiar que teníamos con los compañeros y la comprensión de la importancia de apoyarnos mutuamente como colectivo en el momento en el que salimos de estos muros. La universidad lo debería fomentar más.

¿Cómo surgió la idea de crear KeelWit?

I: Siempre quise tener libertad para desarrollar mis iniciativas y mis sueños y eso no era tan fácil en el seno de una multinacional. Por otro lado me hubiera dado cierto respeto hacerlo solo, sin el apoyo de alguien con más experiencia en gestión, negociación y comercialización, que es el perfil de José María.

JM: Mucha gente a lo largo de los años me había preguntado por qué no montaba una empresa propia. En un momento de esos en los que empezaba a reflexionar sobre el tema, tras veinte años de trabajo por cuenta ajena en diferentes países, áreas y posiciones, apareció Isaac a convencerme de lo apasionante que podía ser la vida de emprendedor… ¡y hasta aquí hemos llegado!

¿En qué te ha ayudado la formación que recibiste en Comillas para poner en marcha tu proyecto?

JM: Sin la preparación que obtuve en la escuela, no habría podido tener la trayectoria tan rica e intensa que desarrollé durante mis primeros veinte años de experiencia profesional. Sin la conjunción de ambos factores no me hubiera atrevido nunca a montar KeelWit.

I: Adicionalmente, el pertenecer al colectivo de ingenieros del ICAI nos ha permitido ser recibidos en muchos casos por compañeros tanto de ICAI como de ICADE, que nos han orientado y echado una mano en todo lo que han podido para que nuestro proyecto saliera adelante.

¿Qué consejo le darías a otro #YoSoyComillasAlumni que quiera poner en marcha un nuevo proyecto?

JM: Si has hecho ICAI, asóciate también con uno de ICADE y viceversa. Tenemos una formación en valores común pero una formación técnica complementaria que puede lograr importantes sinergias.

I: Como les decimos a los profesionales que acuden a los cursos de gestión empresarial basada en herramientas utilizadas por las escuderías de Fórmula 1 que impartimos, “si tienes una idea, ponla en práctica o de lo contrario no vale para nada”. Y por otro lado les animaría a “equivocarse a menudo pero a equivocarse rápido y barato”. Si te equivocas es porque estás tomando decisiones y si tus errores no te llevan mucho tiempo ni dinero enmendarlos, habrás aprendido mucho más que en todas las clases teóricas de la carrera juntas.