Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

91 542 2800  Contactar arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

Lucía Urbán, vicepresidenta de Grupo Siro, explicó en Comillas los retos de dirigir una empresa familiar del sector alimentario

 

GRUPO SIRO2Tras seis años de andadura, el ciclo “Aula Abierta para la Empresa Familiar” organizado por Comillas Alumni, tendrá como tema conductor este curso la gestión de talentos en la empresa familiar. Y la elegida para abrir fuego fue Lucía Urbán, vicepresidenta del Grupo Siro, una empresa alimentaria que cuenta con el 40% de cuota de mercado en España, que tiene 3.500 empleados y que factura en torno a 500 millones de euros. “Su historia es la historia de la empresa y los valores de Lucía son los valores de su empresa”, dijo la profesora de Comillas ICADE Eugenia Fabra.

“En una empresa familiar te la juegas todos los días”, dijo Urbán, que explicó las peripecias vitales que la llevaron de ser una estudiante de biología de padres funcionarios y ninguna relación con el mundo empresarial a ser la vicepresidenta de uno de los grupos alimenticios más importantes de España.

Tras una experiencia de su marido en la empresa familiar de su familia, y tras un periodo en el que él trabajó en una compañía familiar en Cádiz, Lucía y su marido compraron a Danone una fábrica de galletas básicas en Palencia. “No tenía ni idea de empresa, pero el coraje me hizo avanzar y formarme. Yo seré la responsable si a mi marido le pasa algo, es un ejercicio de responsabiidad frente a las más de 5.000 personas que están en nómina”, confesó.

Urbán es la presidenta de la Fundación Siro y ella fue la artífice de la primera fábrica adaptada a personas con discapacidad. “Ahora tenemos tres centros especiales de empleo y 500 personas con diferentes capacidades en plantilla y en riesgo de exclusión social, desde técnicos e ingenieros a informáticos, a los que hemos formado”, dijo. Por este motivo, la ONU les otorgó un reconocimiento por todo esto, porque era el única caso práctico en el mundo en que estos empleados estaban normalizados en salarios y conciliados con familia y entorno. “No es filantropía, se lo han ganado, y es rentable”, expuso Urbán.

La vicepresidenta del Grupo Siro subrayó que “el éxito de la empresa está basado en las personas que trabajan para nosotros. Es lo que nos hace ser diferentes, marcando liderazgo”, y explicó que se ha invertido la pirámide de mando para poner a los directivos al servicio de los trabajadores. “Los mandos intermedios deben inspirar confianza y deben ser ejemplo”, sentenció.

El Grupo Siro tiene 18 fábricas en España, América, Italia e Inglaterra. También trabajan para Mercadona, y tienen laboratorios y centros de investigación desde los que se desarrollan formulas y se mejora las propiedades nutritivas de los productos que fabrican. Además, el Grupo Siro tiene campos de cultivo en diferentes categorías de calidad de tierra donde crecen 150 variedades de trigo para mejorar el rendimiento de las semillas y favorecer la calidad de los productores locales. “Todo esto nos da más fuerza. Ahora hacemos las mejores galletas, las más saludables”, dijo Urbán.

 

“En una empresa familiar te la juegas todos los días”