Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

91 542 2800  Contactar arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

Lucía Zumarraga, antigua alumna de psicología

LuciaZumarrga470x313¿Qué te llevo a estudiar Psicología?

Siempre había querido dedicarme a ayudar a las personas, soñaba con dedicarme al mundo sanitario, en mi familia hay muchos médicos, lo que siempre me causaba mucho interés. Impulsada por familiares y amigos decidí encaminar mi carrera en el ámbito sanitario hacia la psicología en lugar de la medicina. Además, durante mi adolescencia dedicaba parte de mi tiempo libre a voluntariados de personas con discapacidad, monitora de tiempo libre y otro tipo de voluntariados con niños en riesgo de exclusión social.

¿Por qué elegiste Comillas?

Elegí la Universidad Pontificia Comillas por la reputación que siempre ha tenido la educación impartida por los jesuitas. A pesar de haberme criado en Madrid, nací en Bilbao y conocía mucho la Universidad de Deusto.

¿Qué recuerdas de tu paso por la universidad?

La recuerdo como una etapa de la vida increíble, llena de grandes aprendizajes y sobre todo un cambio a estudiar y leer cosas por motivación propia pero sin obligaciones como en la época de colegio. Como todas las etapas tuvo momentos dulces y amargos, pero lo cierto es que sólo me acuerdo de los buenos. Recuerdo con mucha alegría la asociación de estudiantes que creamos en aquel momento, Ítaca y la visita de Enrique Figaredo desde Camboya.

Otro recuerdo muy positivo es el de compartir asignaturas con otras carreras: Pedagogía, Psicopedagogía, Filosofía, Teología, Trabajo Social. Me ayudó a conocer mejor en qué consistía una parte del mundo profesional.

¿Qué valoras de haber estudiado en Comillas?

Lo que más valoro de Comillas es la formación más allá de las asignaturas, en los valores éticos, deontológicos y profesionalidad. Centrándome más en el ámbito de aprendizajes teóricos. Lo más relevante para mi carrera profesional ha sido el eclecticismo de la formación recibida. Comillas aporta una visión de la práctica en psicología clínica y de la salud integral y completa que me ha resultado muy útil en mi vida profesional.

¿En qué consiste tu trabajo? ¿Cómo es tu día a día? ¿Aplicas en tu trabajo lo aprendido en la universidad?

Con el tiempo me especialicé en neuropsicología clínica infantil. De modo que mí día a día está rodeado de niños y adolescentes con diferentes problemáticas y muchos de ellos con discapacidad y problemas neurológicos.

Desde mi punto de vista la universidad es como en un equipo de futbol la cantera de jugadores. Es el principio de una carrera de larga distancia donde depende de uno mismo el superar cada etapa con todo lo aprendido desde los estudios universitarios hasta cada congreso, jornada, libro o artículo. Por decirlo con otras palabras, diría que se ponen los cimientos para construir una carrera profesional de éxito. La construcción es lenta pero firme.

¿Cómo surgió la idea de crear NeuroPed?

Como he dicho antes, los niños y las personas con discapacidad han ocupado mi vida. Realicé un Máster en Neurorehabilitación en el Institut Guttmann, un hospital de referencia en el ámbito de la neurorrehabilitación situado en Barcelona, que compaginé con una beca de investigación durante cuatro años. Allí aprendí y madure personal y profesionalmente.

Cuando regresé a Madrid mi deseo era trabajar cómo neuropsicóloga dentro de un equipo multidisciplinar que estuviera destinado a población infantil y adolescente. Analizando los centros especializados que existen en Madrid, prácticamente ninguno de ellos realizaban neurorehabilitación, en niños y yo tenía muy claro que mi carrera profesional iba dirigida a población pediátrica.

Mi hermana Mónica, que estudió Administración y Dirección de Empresas y se formó en puestos de responsabilidad en Ernst&Young y KPMG, se encontraba en una situación profesional inestable y con ganas de ser emprendedora. De modo que nos unimos formando un tándem perfecto. Yo sabía mucho de neurorrehabilitación pero nada de emprender, ni de empresa. Mi hermana tiene sensibilidad por las personas con discapacidad y el conocimiento empresarial, económico y de marketing necesario.

En marzo de 2012, en casa de nuestros padres, empezamos a crear el plan de negocio del proyecto, después de numerosas trabas administrativas, burocráticas, de financiación y un largo etcétera, el 24 de junio de 2013 conseguimos abrir las puertas de NeuroPed, un centro para el tratamiento de niños y adolescentes que sufren o han sufrido algún trastorno en su neurodesarrollo. Está especializado en tratamientos de niños con daño cerebral así cómo trastornos del aprendizaje. Ofrece de manera innovadora tratamientos que incluyen médico neurorehabilitador, neuropsicología, psicología clínica, fisioterapia, logopedia y terapia ocupacional.

Hemos conseguido que los padres vean en nosotros un servicio de calidad diferenciado, nuestra metodología está basada en la evidencia científica. Nuestra meta es "conseguir que cada niño sea capaz de alcanzar su máximo nivel de autonomía y así mejorar su calidad de vida y su participación social"

¿Qué consejo le darías a otro #YoSoyComillasAlumni que quiera poner en marcha un nuevo proyecto?

El emprendimiento es una carrera de fondo y de obstáculos. Pero la valentía que demuestra una persona con la decisión de ser emprendedora será el principio.

Soy muy de metáforas, en términos deportivos, que no de fútbol, diría que emprender es llegar a un equipo de Formula 1. Dónde tú eres el piloto, pero sólo no puedes participar en ninguna carrera sino cuentas con un equipo de expertos en diversos campos. Necesitas asesoramiento, esfuerzo constante, descanso, etc. para superar cada carrera y sobrevivir en el campeonato mundial y mantenerte un año tras otro.

En mi experiencia ha sido fundamental rodearme de buenos profesionales y buenas personas. Trabajar en equipo con todas ellas con responsabilidad, generosidad y solidaridad.

Por último les diría, cuando veas tus fuerzas flaquear, mira atrás lo que era y lo que ahora es tu proyecto. Admira los frutos de tu esfuerzo y sudor. Toma aire con fuerza y continua adelante. Porque no hay mayor satisfacción que ver los frutos de mucho esfuerzo.

Lucía, muchas gracias por contar tu experiencia emprendedora a nuestros #YoSoyComillasAlumni