Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

91 542 2800  Contactar arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

Daniel Romero-Abreu es licenciado en Derecho por la Universidad Pontificia ComillasDANIEL ROMERO-ABREU

¿Qué recuerdas de tu paso por la universidad?

Fueron años muy constructivos y recuerdo muchísimas cosas. Sin duda una de las cosas que más me llamaron la atención fue el alto nivel de mis compañeros, nueve de cada diez tenían matrícula de honor en COU, la gente era muy buena y como consecuencia los profesores exigían mucho, recuerdo que algún profesor nos decía que no mandaba deberes obligatorios porque nosotros ya sabíamos que lo teníamos que hacer, se daba por sentado que los alumnos eran trabajadores.

 

¿En qué consiste tu trabajo? ¿Cómo es tu día a día?

Thinking Heads es la primera consultora estratégica en posicionamiento de líderes que ha desarrollado una visión global del Mercado de las Ideas. Tenemos como objetivo mejorar la reputación de nuestros clientes en el ámbito corporativo y personal potenciando su relevancia en cualquier área del saber, amplificando su credibilidad y aumentando su reputación apoyados en plataformas de influencia para que las personas y organizaciones puedan obtener el máximo rendimiento a sus ideas y conocimiento.

Como presidente de Thinking Heads mi día a día consiste en asesorar a los grandes pensadores del momento, ex políticos, economistas, deportistas, líderes globales, premios novel, CEOs, directores generales…etcétera. Ayudándoles a trabajar su posicionamiento personal y creando estrategias comunicativas y de difusión de pensamiento para que ayuden a trasladar sus ideas a sus audiencias. También imparto conferencias donde transmito el conocimiento que he ido adquiriendo, intentando aportar mi granito de arena para mejorar la sociedad.

 

¿Cómo surgió la idea de crear Thinking Heads?

La idea surgió de un pequeño artículo que leí en el 2002 que decía lo siguiente: “Compré gurús online”, por aquel entonces yo organizaba en el colegio mayor y en la universidad muchas conferencias y pensé que yo podía hacer eso, conocía a mucha gente y podía poner en contacto a los organizadores con los ponentes, y así es cómo surgió Thinking Heads, en los pasillos de la Universidad de ICADE, mientras terminaba mis estudios.

 

¿En qué te ha ayudado la formación que recibiste en Comillas para poner en marcha tu proyecto?

Sobre todo, me ha ayudado a tener una gran capacidad de trabajo, desde los 18 años nos exigían mucho, teníamos bastante volumen de trabajos y responsabilidades. El rigor y la formación de ICADE me facilito crear una sistemática de gestión de trabajo.

También me ha sido de gran utilidad, el club de debate. Era una actividad extracurricular, pero gracias a él aprendí la importancia que tiene el fomento y ejercicio del pensamiento crítico y la reflexión, además de hablar en público, lo que a día de hoy es una parte importante de mi trabajo, ya que imparto muchas conferencias.

A todo esto, se suma una importante red de networking. Mantengo buenas relaciones con mis compañeros, los cuales ocupan actualmente buenos cargos en diferentes empresas.

 

¿Qué consejo le darías a otro #YoSoyComillasAlumni que quisiera poner en marcha un nuevo proyecto?

Si estás dispuesto a trabajar 16h para ti mismo en lugar de 8h para otro, lánzate. Porque eso es lo que significa ser un emprendedor, ser una persona que decide invertir su tiempo para uno mismo antes que invertir menos, pero en otra persona u proyecto. Pon el foco en tu sueño y trabaja día a día en él.

Mi consejo es que para emprender es necesario conocerse a uno mismo, buscar y descubrir que cosas puedes aportar a la sociedad, ser capaz de encontrar un sitio donde puedes aportarlas y ser feliz, que al final es lo importante.

Parece que ahora está de moda emprender, pero no todo el mundo puede o tiene que hacerlo, el emprender es un modo de vida y un carácter muy concreto. También es necesario tener equipos y cada persona sirve para una cosa. Emprender conlleva mucha incertidumbre, yo lo veo como el anuncio que publico Shackleton cuando buscaba tripulantes para su expedición a la Antartida:

“SE BUSCAN: Hombres para viaje peligroso, sueldo bajo, largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito.”

Si estas cómodo con esto, estarás cómodo emprendiendo.

Daniel, muchas gracias por contar tu experiencia a nuestros #YoSoyComillasAlumni.