Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

91 542 2800  Contactar arrow 02

  • Twitter
  • Facebook
  • Google+
  • YouTube
  • Instagram

Felipe Tobón es Coordinador Ejecutivo de la Fundación AmigóFelipeTobontamano

Felipe Tobón lidera en estos momentos la Fundación Amigó, una ONG dedicada sobre todo a cuatro vías: intervención socioeducativa, cooperación internacional, educación para el desarrollo y formación e investigación. Operan en siete países entre los que se encuentran Costa de Marfil, Filipinas o Colombia.

¿Qué te llevó a estudiar un Máster en Cooperación Internacional?

Desde hace 10 años he estado vinculado al mundo de la cooperación internacional, y vi que estudiar este máster era la oportunidad de dedicar un tiempo para reflexionar sobre las experiencias que había tenido y para reforzar algunos aspectos en los que creí que el máster de la Universidad Pontificia de Comillas me permitiría crecer. Entre ellos, incorporar otras miradas a mi trabajo provenientes de la economía, la sociología y la antropología, contando con la experiencia del equipo de profesores que imparte el máster.

¿Por qué elegiste Comillas?

Comillas me transmitió confianza para continuar mi formación en Cooperación Internacional. Es una universidad exigente y con credibilidad, que contaba con un máster cuya trayectoria llegaba a los 15 años, tiempo suficiente para tener un programa de asignaturas consolidado, con diferentes enfoques y una experiencia acumulada.

¿Qué recuerdas de tu paso por la universidad?

Recuerdo las conversaciones en clase sobre temas que me resultaban muy interesantes, tanto cuando analizábamos problemas como la pobreza, la desigualdad, la violencia, los conflictos armados, los daños al medio ambiente… como cuando discutíamos sobre las posibles soluciones o nuestros modos de entender nuestro papel como cooperantes.

También recuerdo a los compañeros de clase, de quienes aprendí mucho, tanto profesional como humanamente. Si tuviera que describirlos en una palabra diría apasionados. Para mí era una placer asistir a clase, aunque fueran de lunes a jueves, más algunos viernes, porque podíamos poner palabras a la indignación que nos producen los problemas a los que nos enfrentamos y porque intentábamos construir soluciones, asumir un papel activo. Y hemos seguido manteniendo el contacto.

¿Qué valoras de haber estudiado en la universidad?

Me permitió sacar un tiempo para reflexionar sobre mi trabajo, la realidad y mi pasión por la acción social y la cooperación. Y también me permitió conocer a personas expertas en temas muy diversos. En general, el nivel de los profesores es muy bueno.

¿En qué consiste tu trabajo? ¿Cómo es tu día a día?

Soy el coordinador ejecutivo de Fundación Amigó, una ONG especializada en la transformación personal y social de la infancia, la juventud y las familias más vulnerables, a través de la intervención socioeducativa y psicosocial. Trabajamos principalmente en España, pero cada año nuestro trabajo llega a 7 países en cuatro continentes. Somos pioneros en la intervención de algunas problemáticas que afectan a los jóvenes. Siempre decimos que los jóvenes tienen problemas, pero no son el problema, y nuestro trabajo es brindarles acompañamiento socioeducativo cercano y exigente, y defender sus derechos. Este año hemos recibido el premio a la innovación social de la Asociación Española de Fundaciones y fuimos finalistas del premio La Caixa en la categoría de innovación social. En síntesis, mi trabajo como coordinador ejecutivo de Fundación Amigó es aportar a que logremos nuestra misión con la infancia, la juventud y las familias vulnerables, logrando los objetivos estratégicos que nos marcamos y coordinando la Sede Central para que esto sea realidad, en colaboración con las casi 250 personas que trabajan en la fundación y las 300 que colaboran en nuestro proyectos.

¿Qué te ha aportado la universidad en tu desarrollo profesional?

Haber estudiado el Máster de Cooperación Internacional me ha permitido actualizar algunos contenidos y explorar otras vías de desarrollo profesional y para la Fundación. También me permitió conocer personas formadas y comprometidas con quienes sigo en contacto, incluso con algunas de ellas estamos haciendo cosas juntos en el campo social.